¿Será esta una evidencia definitiva de que los humanos han estado en la Tierra mucho más tiempo de lo que creen los expertos?

El Puente de Rama, conocido también como el Puente de Adán, es una curiosa cadena de bancos de arena y rocas alineados de manera curvilínea que, a poca profundidad bajo el Océano Índico, ‘conectan’ a la India y Sri Lanka.

Cuenta la epopeya india ‘Ramayana’ que el puente fue construido por Rama, héroe legendario hindú, para poder cruzar las aguas del océano índico hasta llegar a la isla de Sri Lanka, (la antigua Celián) y así poder rescatar a su esposa Sita de las garras del malvado demonio Ravanna. Cuenta la leyenda que el ejercito Vanara u ‘hombres mono’ quienes servían a Rama, construyeron sobre el mar un Puente flotante escribiendo el nombre de Rama sobre las piedras y gracias a eso, las piedras no se hundieron en el agua. El ejército de Rama utilizó entonces el puente para cruzar el mar hacia Sri Lanka donde estalló una guerra. Al final Ravana fue derrotado y Rama regresó a casa con su esposa para ser coronado rey.

El nombre “Puente de Adán” es una invención británica de principios del siglo XIX haciendo referencia a un mito ‘abrahámico’ de que Adán utilizó el puente para cruzar desde Sri Lanka a la India.

Durante mucho tiempo se sospechó de su veracidad por lo complicado que resultaba navegar por esa zona hasta que se pudo comprobar su existencia gracias a unas fotografías de satellite tomadas por la NASA en el 2002 que muestran una débil franja de conexión entre los dos países.

El puente tiene unos 50 km de largo aproximadamente y gran parte de él está hoy en día bajo el Océano Índico, pero hace siglos formó un enlace intermitente entre la India y Sri Lanka. El camino existió hasta el siglo XV y hasta ese entonces se podía caminar sobre el sin problema (según los registros guardados en el templo de Rameswaram), hasta que fue inundada por grandes tormentas.

Muchos ortodoxos hindúes consideran que la existencia del puente es una prueba inquebrantable del propio Ramayana y de las historias descritas en él. Aunque algunos geólogos han intentado desacreditar el mito, todavía hay algunas opiniones y mucha confusión sobre la naturaleza y el origen de esta estructura. No han faltado las diferentes teorías con respecto al Puente, algunos aseguran que es solo un depósito continuo de arena y proceso natural de formación de una cadena de islas de barrera, mientras que otra sugiere que el puente puede ser una antigua costa, lo que implica que las dos masas terrestres de la India y Sri Lanka estuvieron una vez conectadas. El Puente de Rama ha atraído la atención de muchos arqueólogos que afirman tener pruebas acerca de que se trata de una construcción artificial.

Sin embargo, el Dr. Badrinarayanan, ex director del Servicio Geológico de la India y ex coordinador de la división de investigación del Instituto Nacional de Tecnología Oceánica en Chennai, estudió muestras esenciales del Puente, en dichas muestras de materiales de 10 metros se encontraron arena marina en la parte superior y por debajo un conjunto mixto de corales, piedras calcáreas de arena y rocas. Sorprendentemente abajo hasta 5,4 metros de nuevo encontramos arena suelta y después de eso se encuentran formaciones mucho mas sólidas.

Desconcertado por la aparición de las piedras en la parte superior de una capa de arena marina, el Dr Badrinarayanan supuso que las piedras debieron haber sido colocadas artificialmente describiendo a las dimensiones del Puente como 100 iojanas de longitud y 10 iojanas de ancho, (1 iojana es equivalente a unos 8 km) esto significaría que hablamos de un Puente de proporciones astronómicas.

Hoy en día no encajaría ese Puente en ese lugar, sin embargo la relación escrita podría encajar. Se puede decir que ésta es la única evidencia definitiva que ha sido comprobada, ninguna otra explicación alterna al respecto ha sido comprobada por los geólogos confirmando así que la humanidad existe en la Tierra hace millones de años y que tenía la capacidad de construir estructuras “sofisticadas” mucho antes de lo que los principales expertos sugieren.

Es más que evidente que llegar a un acuerdo de partes sería algo muy difícil ya que al mezclar las creencias religiosas y la ciencia siempre tenemos extremos muy opuestos difíciles de negociar o trabajar en conjunto. Muchas veces las escrituras sagradas de cualquier culto o religión en el planeta son comprobables científicamente pero no son aceptados por la ciencia como eventos divinos ni nada por el estilo.

Muchas veces la ciencia comprueba los hechos de cualquier religión como actos físicamente posibles y probables en un laboratorio pero los creyentes no aceptan dichas pruebas, es básicamente un tira y afloja por las dos partes y así es bastante difícil acordar un resultado.

Temas como este cultivan mucho más el interés por descubrir y aprender de nosotros, de nuestra historia, de todo lo que nos inquieta como seres inteligentes y curiosos que somos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *