Existen un montón de historias increíbles sobre Elvis Presley que, la verdad, desconocíamos, desde el detalle más simple hasta lo más inverosímil.

¡Y es que la vida y legado del Rey del Rock nos sigue encantando!

Resulta fascinante conocer algunas de las cosas que no sabíamos sobre su vida, y no es que quiera meterme en donde no me llaman, pero Elvis es un ícono mundial que todos conocemos y nos hubiera encantado vivir la experiencia de verlo en concierto y mejor aún, conocerlo en persona. Así que para imaginar un poco como hubiera sido ese momento, te platico:

Elvis Aaron Presley nació el 8 de enero de 1935,  35 minutos después que su hermano gemelo, Jesse Garon Presley que lamentablemente falleció. Éste hecho marcó la vida de Elvis, incluso él mismo llegó a afirmar que en ocasiones entablaba conversaciones con su hermano cuando estaba a solas.

Ahí donde lo ven, Elvis fue muy generoso y varias veces lo demostró, por ejemplo, aquella vez que iba en una limusina y le preguntó al conductor si la limusina era suya o trabajaba para una empresa. El conductor le respondió que trabajaba para una empresa. Elvis le sonrió y le dijo “pues ahora es tuya” y ¡pum! que le da la limusina al conductor como propina ¡Wow!

Pocos saben que Elvis se teñía el cabello, pues su color natural no era negro sino rubio. Además en los 50’s se lo teñía de rojo. Yo me pregunto: ¿Hubiera sido lo mismo haber tenido un Rey del Rock rubio? No importa ¡el Rey es el Rey! Aunque en México lo llamaríamos Elvis “el Güero” Presley haha. 

Por cierto, Su corte de cabello estaba basado en un superhéroe llamado Freddy Freeman ¿y ese quién era? Su adorado Capitán Marvel Jr. Y no solo copió su peinado, incluso su vestuario está inspirado en este personaje.

Es correcto, el Rey era un ferviente lector de comics.

Elvis sufría de estreñimiento severo que pudo haber influenciado en su muerte. Sabemos que en sus últimos años sufría de sobrepeso y con el tiempo, sus problemas intestinales y su hipertensión fueron empeorando. Padecía de principios de glaucoma y para colmo, se le había detectado hígado graso. Además, sus ataques de depresión no ayudaban en nada. Para aminorar un poco sus altibajos emocionales y poder conciliar el sueño, tomaba grandes cantidades de sedantes, analgésicos y estimulantes. Esos cocteles agravaron su problema de estreñimiento crónico que en varias ocasiones le provocaron sobredosis llevándolo al hospital. Imagínate que su novia en turno lo encontró muerto en el baño, le dijo que no se quedara dormido en el ‘trono’ (a donde va el Rey solo, haha chiste para romper la tensión). Dijo que no lo haría y esas fueron sus últimas palabras.

Dicen las malas lenguas que a Elvis le caía mal John Lennon por sus ideas en contra de la guerra y por ser defensor de la paz, hasta llegó a decir que le gustaría abofetearlo, aunque por su parte, mi tío Lennon lo admiraba tanto que hasta se llegó a vestir como el.

Por cierto, hay rumores de un encuentro privado entre Elvis y los Beatles, obvio sin prensa para evitar convertirse en un ‘sucio circo publicitario’ (palabras de George Harrison) y cuenta la leyenda que esa reunión se estaba poniendo muy aburrida hasta que comenzaron a tocar juntos.  Yo me pregunto ¿cómo se habra comportado Elvis con John Lennon?

Por cierto, Elvis Presley nunca hizo conciertos fuera de Estados Unidos.

La autopsia que se le hizo se mantiene en completo secreto. Sin embargo, en el año 2027 podrá ser público. Solo faltan 8 años, ¡no se desesperen!

Su nombre, su imagen y su música han ido sobreviviendo con el paso de los años convirtiéndolo en un verdadero ícono cultural.

¡Larga vida a el Rey! 

Cuando las cosas vayan mal, no vayas con ellas.- Elvis Presley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *