Hoy les hablare un poco sobre los miedos.

Sabemos que los miedos suelen ir de la mano de una gran carga emocional la cual, nos lleva muchas veces a bloquearnos, y esa situación puede llegar a ser angustiante porque sentimos que no podemos avanzar.

Enfrentar los miedos no es tarea fácil, y todo el mundo, sin excepción, tiene al menos uno que le cuesta trabajo afrontar. Todo lleva su tiempo y proceso y a veces conocer los miedos de otra persona nos ayuda a entender con profundidad cómo es y cómo se siente y eso simplifica el proceso de conectar con esa persona.

Aunque muy poca gente habla sobre sus miedos.

Todo el secreto de la vida se resume a vivirla sin miedo” .- Buda

Si logramos superar los miedos, podremos tener más éxito en la vida. Quiero compartirles dos miedos que en lo que tengo de vida, e superado: cuando estudiaba en la Universidad de Artes Escénicas, teníamos una clase de psicología aplicada al teatro impartida por un psicólogo. Una vez sentí la necesidad de ir a platicar con el para preguntarle como podría superar uno de mis miedos que, a mis 20 años (de aquel entonces) no había podido superar: la oscuridad. Recuerdo que con una palabra me dijo todo: ENFRENTANDOLA. Sonaba sencillo, pero para mi no lo era. Tiene su proceso pero te aseguro que lo vas a lograr si realmente lo deseas. Ok, comencé a practicarlo.  En casa de mis papás no podía caminar a mi recámara sin al menos una luz prendida por la noche. Siempre era lo mismo: prendía la luz de la estancia y corría a mi recámara a prender la luz, regresaba a la estancia y apagaba la luz y ya podía caminar con la luz de mi recámara. Hasta que decidí enfrentar mi miedo caminando en la oscuridad, poco a poco comencé a lograrlo, hasta que lo hice. ¡Vencí mi miedo a la oscuridad! Me sentí feliz, libre, y con fuerzas. Pasado ese tiempo, volví con el psicólogo de la escuela y le conté que había superado ese miedo y le pregunté porqué uno siente miedo a la oscuridad y me dijo algo que tuvo sentido: por la falta de la presencia del padre, y es que mi papá viajaba mucho por trabajo durante mi infancia y parte de la adolescencia.

Así como ese miedo superado, ¡pude superar mi miedo por las cucarachas! La primera vez que pensé que había superado mi miedo fue cuando pude matar una, pero no fue así. Pasado el tiempo, y teniendo más conciencia de la vida, nunca volví a matar una. Con ese miedo superado, conocí la compasión por todas las formas de vida en el planeta. Aun sigo teniendo miedos o más bien fobias que no logro superar a mis 41 años: como las lagartijas, ratas, sapos, jamás mataría uno pero es algo que no me interesa enfrentar. Otro de mis miedos es el mar, creo que la primera y única vez que metí todo mi cuerpo en el mar fue porque mi papá me sostenía de los brazos y era a la edad de 5 años si no me equivoco. Hoy en día vivo en una ciudad con playa, y es algo que estoy empezando a trabajar. Ya les contare la experiencia.

Existen dos miedos que la mayoría de la gente en este planeta tiene: miedo a la muerte y a envejecer. Sinceramente el único miedo que podría tener en este caso es a la muerte pero de algún ser querido. Todos hemos experimentado ese profundo dolor. Ese miedo a sufrir la pérdida es lo que nos vuelve egoístas y no queremos afrontar porque no entendemos que la muerte es sólo parte de la vida y que, aunque dejamos de existir físicamente, existimos en mente y espíritu mientras la gente así lo quiera. Estamos muy apegados a nuestra gente, y el apego duele. Ya lo decía Buda: La raíz del sufrimiento es el apego. Yo sinceramente pienso que algún día volveré a ver a todos mis seres queridos que perdí en este plano.

¿Y la vejez, Vero? ¡No! no le tengo miedo, al contrario, me emociona experimentar ese cambio físico y espiritual. A fin de cuentas la edad son sólo números que se acumulan, lo importante es la confianza en uno mismo, y claro, el amor propio. Además, pensar en algo que aún no sucede nos genera ansiedad y estrés ¿para que perder el tiempo en eso? Es mejor vivir el presente y disfrutarlo, ya que el presente es quien construye el futuro ¿no crees?

¿Y tu? ¿Tienes miedos que hayas superado o te gustaría superar?

¿Te gustaría compartirlo con nosotros y poder ayudar a mas gente? Aunque nadie experimenta en cabeza ajena, bien puede ayudar a tu experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *