Le saqué partido a mi optimismo

Aprovechemos esos días en los que nos encontramos más alegres, más optimistas para hacer las cosas que a veces nos cuestan, como hacer ejercicio, salir a caminar o hasta limpiar esa recámara que no te deja ni caminar.

Y es que en esos momentos podemos realizar tareas difíciles pues no nos costaran un gran esfuerzo.

Una vez más la actitud positiva nos empuja a hacer cosas que a fin de cuentas, nos motivan.

La actitud es una pequeña cosa que hace una gran diferencia. (Winston Churchill)

En verdad que si.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *